Astrología

Recopilación de  datos interesantes
 

Ir a inicio

RedLG.net

 
 
 
Google
 
 
 
   

Procedente de distintas fuentes.(Lo mejor sobre astrología)

Como interpretar una carta natal:

Primero comprobar los elementos, luego juzgar los planetas.

Como juzgar los planetas:

1) Está el planeta en buen o mal estado cósmico.

2) Está el planeta en aspecto con el planeta cuya analogía es igual que la de la casa en la que se halla presente. (Ejemplo: Sol para la Casa X; Venus en VII para el amor etc.)

3) Está el planeta en aspecto con su regente.

4) Está el planeta regente de una casa en aspecto con la cúspide de dicha casa.

5) Comprobar que los aspectos no se formen en signos distintos.

6) Tener en cuenta las conjunciones fuera de orbe, activadas por un aspecto de otro planeta.

7) Tener en cuenta las conjunciones duales, Venus y Marte será mucho mejor en Libra que en Escorpio y Júpiter conjunción Saturno mejor en Sagitario que en Capricornio.

8) Valorar en los aspectos, que planeta está más dignificado y elevado.

El sextil de Marte en casa VIII con la Luna en la VI y el sextil de Saturno en la XII con la Luna en la 1 deberán ser considerados como disonantes e interpretados como si se tratase de cuadraturas.

El sextil con el ASC de un planeta en la primera mitad de la Casa X, será estimado más importante que un trígono de un planeta por encima del horizonte y en casa cadente o sucedente.

Fortaleza de los Planetas: Sol 18°; Luna 15°; Mercurio 8°; Venus 8°; Marte 12° ; Júpiter 12°; Saturno 12°.

Fortaleza en los Signos: Domicilio 5; exaltación 4; triplicidad 3

Fortaleza por Casas: ASC6; casa II 3; casa III 0,30; casa IV 4.30; casa V 2.30; casa VI 1; casa VII 5; casa VIII 3.30; casa IX 2; MC 5.30; casa XI 4; casa XII1.30.

Debilidades por signos: Exilio -5; caída -4; peregrino -3 sobre todo en domicilio de un enemigo o maléfico por naturaleza. Así el Sol en Libra tan solo se debilita, pero la Luna en Escorpio se vuelve peor, por el exceso de humedad y la malignidad de su dispositor enemigo. Hay que seguir el mismo razonamiento para los demás. Por fin, un maléfico peregrino, algunas veces seria -3 grados peor, y algunas veces tan sólo más débil por la naturaleza del signo y de su regente, como ya se ha expuesto.

Planetas orientales al Sol con no más de seis signos 2

Planetas occidentales al Sol con no más de seis signos -2

Planetas orientales a la Luna hasta seis signos -2

Planetas occidentales a la Luna hasta seis signos 2

 

a) Conjunciones favorables:

1. Uno de los planetas está en dignidad en el signo respectivo, y el otro, en debilidad, por ejemplo, Júpiter conjunción Mercurio en Piscis.

2. Uno de los planetas está en dignidad, y el otro, peregrino, como por ejemplo, Júpiter conjunción Saturno en Piscis.

3. Ambos planetas están en dignidad, como por ejemplo, Sol conjunción Marte en Aries o Júpiter conjunción Luna en Cáncer; Venus conjunción Saturno en Libra, Marte conjunción Saturno en Capricornio, Venus conjunción Saturno en Libra

b) Conjunciones desfavorables:

1. Ambos planetas son peregrinos, como Saturno conjunción Luna en Sagitario

2. Uno de los planetas está en debilidad, y el otro es peregrino, como Sol conjunción Luna en Acuario

3. Ambos planetas están en debilidad, como por ejemplo, Sol conjunción Marte en Libra o Saturno conjunción Marte en Cáncer

Fuera de ello, sin embargo, hay que dedicar la atención también a la simpatía natural de los planetas unidos por conjunción.

Parece evidente que, por sus buenos aspectos, un planeta benéfico ejercerá con facilidad y en abundancia su efecto benéfico, acarreando suerte y éxito para los significados de aquellas casas en las cuales cae el aspecto. Es igualmente natural que en casas desgraciadas el buen aspecto de un benéfico impedirá o al menos mitigará los males respectivos. Pero por sus malos aspectos también un benéfico provocará dificultades y obstáculos. Si, finalmente, un planeta sufre de mal estado cósmico y de una determinación local desfavorable, se comprende que sólo serán escasos los beneficios debidos a sus aspectos buenos, y, en cambio, abundantes los perjuicios debidos a los malos.   

 

Varios planetas en una casa hay que dar orden de prioridad:

1). Al señor de esta casa.

2). Al que esta exaltado.

3). Al que posee la más grande analogía natural con las significaciones de dicha casa.

4). Al que se halle más próximo a la cúspide de la casa

Cuando entre varios planetas en una misma casa, unos son contrarios a los otros, habrá necesidad de ver cuál es el más potente para producir lo que la casa significa.

 

Conjunciones según Bailey:

Favorables: Sol y Luna con Mercurio, Venus, Júpiter

Desfavorable: Luna con Marte, Saturno

Dual: Sol con Luna, Marte, Saturno, Urano, Neptuno

Luna con Urano, Neptuno

Mercurio con Marte, Saturno, Urano, Neptuno

Venus con Marte, Saturno, Urano, Neptuno

Júpiter con Saturno, Urano, Neptuno

Saturno con Urano, Neptuno

Urano con Neptuno

El Señor de una casa astrológica tiene primacía en importancia sobre el planeta allí exaltado. Sin embargo, en el juicio de las cosas significadas por esta casa, no es inútil considerar también el planeta que allí esté exaltado aún cuando él esté ausente.

Por su dominación, un planeta significa estabilidad de las cosas o cosas estables; por su exaltación, cambios súbitos y muy notables; por su trigonocracia, combinación y asociaciones.

Un planeta directo presagia continuación y progresión de los efectos.

Un planeta retrógrado presagia interrupción o incumplimiento.

Un planeta estacionario presagia lentitud, pero firmeza y duración.

Es malo para una mujer que todos los planetas masculinos estén en signos masculinos, pues ella será como un hombre. Y del mismo modo, es perjudicial que Venus esté en los domicilios de Saturno y Marte, pues allí nacen unas tendencias nocivas y vergonzosas a la lujuria, a no ser que se corrijan con otros factores, evidentemente, el libre albedrío racional.

Si un planeta significador de bien es fuerte y su regente o dispositor débil, los acontecimientos tras un buen comienzo restarán inconclusos o bien no culminarán. Por el contrario, si el significador es débil y su dispositor fuerte los hechos, tras difíciles comienzos, llegarán a feliz término y/o realización. (Sobre todo si él se acerca (aplica) a un aspecto favorable o desfavorable de su señor).

Si el significador y su regente son ambos fuertes todo irá bien del comienzo al fin y los efectos serán considerables. Si uno y otro son débiles nada sucederá.

El señor del ASC situado en otra casa indica que las inclinaciones y las tendencias intelectuales del sujeto van principalmente hacia las cosas significadas por esta casa.

El señor del ASC o del MC en exilio o en caída, constituye una circunstancia particularmente nefasta.

Cuando un planeta gobierna varias casas sin ocupar ninguna corporalmente, el presagia la combinación de las diferentes significaciones asociadas a estas casas. Sin embargo, son las significaciones de la casa con las que tiene el planeta mayor analogía las que predominan.

De dos o varios señores de una casa astrológica es necesario preferir aquél que gobierna la cúspide de la casa considerada. Eso sobre todo si él posee una analogía natural con las significaciones de esta casa y si el está potente por su estado celeste. Sin embargo los otros señores no deben ser descuidados tampoco y si uno de los dos está más potente que el primero por el hecho de sus analogías naturales y su estado celeste y terrestre, él pasa a tener importancia mayor que el primero.

Entre varios planetas que ocupan una misma casa unos concuerdan por su analogía con las significaciones asignadas a esta casa, en tanto que otros son contrarios, es necesario ver cuales son los más potentes. Si son los primeros, las cosas significadas se realizarán, si son los últimos, su realización será trabada o impedida.

Si hay uno benéfico y otro maléfico, es necesario examinar con cuidado cual de los dos es más potente y juzgar según la resultante de este antagonismo.

Si en casa feliz, un planeta benéfico es seguido por otro benéfico esta circunstancia presagia que el bien producido en las casas significadas por la casa será estable. Si él es seguido de un Maléfico, el bien adquirido se perderá.

Cuando varios planetas se encuentran conjuntamente en una misma casa y su señor (dispositor) está situado en otra, son las cosas significadas por esta otra las que formarán el punto de partida de lo que el grupo de planetas producirá de bueno o de malo.

Cuando el señor de una casa cualquiera está situado en VIII. indica por este hecho que la muerte del sujeto será causada directamente por los seres o por las cosas significadas por la casa donde él domina.

El señor de la casa VIII situado en otra casa cualquiera indica que la muerte del sujeto tendrá lugar a causa de los seres o de las cosas significadas por esta otra casa

Si entre varios planetas en una casa se encuentra uno que posee analogía con las cosas significadas por esta casa o es señor de los otros planetas, o si uno de ellos posee y otro es el señor, esos planetas deben ser tomados en consideración antes que los otros en calidad, de más eficacia para realizar o no las significaciones suministradas por la casa.

Es necesario considerar también el planeta que está más próximo a la cúspide de la casa, pues éste es muy potente desde el punto de vista de las significaciones de la casa considerada a causa de la fuerza inherente a la cúspide de la casa.

  Pulsa aquí para ir al principio de esta página