ALGUNAS OPINIONES SOBRE ASTROLOGÍA

 

Ir a inicio

RedLG.net

 
 
 
Google
 
 
 
   


 

ARISTOTELES: “Este mundo se encuentra relacionado necesariamente con los movimientos del mundo superior. Todo poder en nuestro mundo está gobernado por estos movimientos”. (Tratado sobre el Cielo.)


 

SAN JERONIMO: “Sin mencionar a los filósofos, astrónomos y astrólogos cuya ciencia, de gran utilidad para los hombres, se basa en el dogma, se explica por su método y se justifica por la experiencia”. (Prefacios, encabezamiento de la Biblia de San Jerónimo.)


 

SANTO TOMAS DE AQUINO: “Los cuerpos celestes son la causa de todo lo que se produce en este mundo sublunar, ellos actúan indirectamente sobre las acciones humanas, aunque todos los efectos que producen no son inevitables”. (Summa, quest. XV, art. 5 y vol. III, p. 2-29.)


 

DANTE: “Los astros son verdaderamente la causa primera de vuestras acciones, pero habéis recibido una luz que os permite distinguir el bien del mal, y una voluntad libre que, tras haber empezado a luchar contra los astros, triunfa de todo si está bien dirigida”. (Purgatorio, XVI, 73.)


 

TYCHO-BRAHE: “El hombre encierra en sí una influencia mucho más grande que la de los astros. Superará estas influencias si vive según la justicia, pero si sigue sus ciegos instintos, si desciende al nivel de los animales viviendo como ellos, el rey de la Naturaleza ya no dirige más, sino que es dirigido por la Naturaleza”.


 

KEPLER: “Veinte años de estudios prácticos han convencido a mi espíritu rebelde de la realidad de la astrología”.


 

GOETHE: “Yo vine al mundo en Francfort-sur-le-Main, el 28 de agosto de 1749, durante la 12ª campanada del mediodía. La constelación era propicia, el Sol se encontraba en el signo de Virgo; Júpiter y Venus estaban en buen aspecto con él; Mercurio no era desfavorable, Saturno y Marte eran neutros; únicamente la Luna, llena aquel día, desplegaba la fuerza de su reverberación tanto más poderosamente cuanto que su hora planetaria había empezado. Ella se opuso, pues, a mi nacimiento hasta que esta hora hubo pasado. Estos buenos aspectos, altamente apreciados más tarde por los astrólogos, fueron sin duda la razón por la que permanecí en vida, ya que por torpeza de la partera, creyeron que había venido muerto al mundo, y sólo tras numerosos esfuerzos vi la luz”. (Poesía y Verdad, cap.I)


 

BALZAC: “La astrología es una ciencia inmensa que ha reinado sobre las más grandes inteligencias”.


 

ROMAIN ROLLAND: “He ido madurando lentamente la convicción de que todas las leyes evolutivas propias de los pueblos, naciones, clases y sus combates se encuentran subordinados a leyes cósmicas mayores que rigen la evolución general de la Humanidad”.


 

C. G. JUNG: “Si gente cuya instrucción deja que desear han creído poder, hasta estos últimos tiempos, burlarse de la astrología, considerándola como una pseudociencia liquidada desde hace largo tiempo, esta misma astrología, remontando desde las profundidades del alma popular, se presenta de nuevo hoy día a las puertas de nuestras Universidades que abandonó desde hace tres siglos”. (Seelen  probleme der Gegenwart, p. 241.)


 

EMMANUEL MOUNIER: “Es notable que ni la ciencia de Kepler ni la fe de Santo Tomás hayan creído necesario rechazar en principio las afirmaciones de la astrología. Estos creían en la influencia de los astros, y algunos sabios empiezan hoy día a levantar gráficas estadísticas, a fin de ver si se desprenden de ellas correlaciones psicocósmicas. Este es el único medio científico de abordar el problema. La solidaridad que el Universo hace patente por doquier deja más bien suponer que los resultados serán positivos y permitirán, como ya lo han hecho la Quirología, la Grafología y la Fisionomía, apartar de la astrología las habladurías de los charlatanes (...). Si uno se vuelve hacia las antiguas clasificaciones astrológicas de los caracteres, no puede más que asombrarse de su concordancia aproximada con más de un resultado de la morfología y fisionomía contemporáneas (...). Las primeras síntesis que esbozan los tipos astrológicos se encuentran ya en todo caso más cerca de una caracteriología verdadera que la Psicología caracteriológica que, durante el siglo pasado, ha obstaculizado el conocimiento concreto del hombre con sus sistemas de facultades míticas...” (Tratado del Carácter, p. 124-126.)


 

GABRIEL MARCEL: “Añadiré gustosamente, aun a riesgo de escandalizar, que la astrología, aunque en último análisis haga pensar sobre sus métodos y los resultados a los que da lugar de hecho, ha presentado... el gran interés de atraer la atención sobre la idea de una figura, de una configuración del destino individual”. (Du refus l’Invocation, p. 125.)


 

“Aunque en ese campo yo no posea experiencia personal, me han sido aportados demasiados hechos concretos y que concuerdan para no estar persuadido de que existe en la astrología un fondo de verdad. Me niego categóricamente a creer que todo esto es charlatanería. Y sin duda no hay en ello nada de fatalismo. Según la frase latina, los astros inclinan pero no determinan”. (Nouvelles Littéraires del 6 de julio de 1950.)


 

LE  R. P. RIQUET: “Yo soy como Santo Tomás. Para responder a esta cuestión, habría en primer lugar que precisar lo que se entiende por astrología. Si, por ella, se pretende leer en los astros todo lo que debe suceder, como si todo, aquí abajo, se encontrara  completamente determinado por la acción de éstos, sin que la libertad del hombre pueda cambiar nada, tal pretensión contradice la concepción cristiana del libre arbitrio humano. Pero puede admitirse, como lo han hecho ilustres doctores de la Iglesia, tales como Santo Tomás de Aquino, que los astros ejercen una cierta influencia sobre el temperamento, la complexión de los hombres y, por tanto, sobre su comportamiento. De ahí, una posibilidad de prever las tendencias que probablemente manifestarán pero no infaliblemente, porque el hombre, creemos, puede dominar, orientar y doblegar las tendencias que son en él resultado de todas las influencias cósmicas o astrales que se ejercen sobre su organismo.


 

Pero, una vez dicho esto, conviene ser reservado en cuanto al valor de los pronósticos que pretenden extraerse de una ciencia tan conjetural sobre las influencias astrales en el comportamiento humano. Muy imprudente sería el que se fiara ciegamente”. (Elle, n° del 11 de agosto de 1952.)


 

JULIEN GREEN: “Es un tema muy amplio que me interesa y atrae. Goethe, al principio de Poesía y Verdad, ha señalado la conjunción de astros a su nacimiento. El creía firmemente en la astrología. Yo estoy tentado a hacerlo”. (Nouvelles Littéraires del 6 de julio de 1950.)


 

ANDRE BRETON: “(La astrología) es a mi parecer una gran dama, muy bella y venida de tan lejos que no puede dejar de encantarme. En el mundo puramente físico, no veo adornos que puedan rivalizar con los suyos. Me parece, además, que ella detenta uno de los más profundos secretos del mundo. Lástima que hoy día —al menos para el vulgo— reine en su lugar una prostituta”. (Astrologie Moderne, nº 12, octubre de 1954.)


 

RENE HUYGHE: “Para mí, la astrología es extraordinariamente interesante dentro del mundo de los signos y el simbolismo, porque es exactamente un simbolismo de la psicología colectiva... Mientras que el peligro y la grandeza de la astrología es el manejar símbolos, cuyo alcance aplasta a menudo a los astrólogos y los ahoga. Pero la suerte de la astrología estriba en reposar sobre un simbolismo colectivo, que posee, pues, una amplitud extraordinaria”. (Janus, n° 8.)


 

MAX-PAUL FOUCHET: “... creo que en la medida en que pueda restablecerse en el hombre el sentimiento cósmico, en un mundo que hoy en día se empobrece y pierde justamente ese sentimiento, se hace una labor extraordinariamente útil... Después de todo, la astrología puede ser un método de detectar la autenticidad o realidad de una obra plástica”. (Janus, n° 8.)


 

CLAUDE LEVI-STRAUSS: “Los antiguos construyeron un sistema, y este sistema, a partir del momento en que fue construido, se ha mostrado operante y fecundo. En el fondo, todo sistema es operante y fecundo porque el hombre no puede pensar más que con sistemas. La astrología ha sido un gran sistema, pues ha ayudado al hombre a pensar durante milenios”. (L ‘Astrologue, n° 9.)


 

LUCIEN MALAVARD, Prof, de Ciencias en La Sorbona, Miembro de la Academia de Ciencias: “Creo que los antiguos hicieron, de alguna forma, literalmente ciencias hu manas a través de la astrología: construyeron así una clasificación de los seres, una forma de ver más clara en el comportamiento humano. Por mi parte, siento la tentación de situar la astrología al lado de las ciencias humanas o un poco más allá...” (L‘Astrologue, n° 15.)


 

HENRY MILLER: “... (la astrología) habla del hombre en su integridad y estimo que ello es lo esencial: lo considera como un ser completo (...). Y demuestra que existen ritmos en la Naturaleza y que cada ser participa de estos ritmos”. (L’Astrologue, n° 16.)


 

PIERRE SCHAEFFER: “Me parece que la astrología puede, a su manera, por medio de las configuraciones que estudia, descubrir las relaciones más secretas de la vida interior del ser humano”. (L ‘Astrologue, no 17.)


                                                                                                              

  Pulsa aquí para ir al principio de esta página