Búsqueda personalizada

El mundo secretos de las lágrimas

Portada

Portada

Esta historia esta basada en hechos
reales...

 

Prólogo realizado por Rafael Palop Martínez

Estimado lector:

Conocí al protagonista de esta novela en primer lugar por mi condición de abogado y con posterioridad lo he seguido tratando como amigo, y creo que en tal concepto o por la mezcla de ser amigo y abogado, aparte de lector, por lo que me pidió que le escribiera el prólogo de su novela escrita por el autor Roberto Ibiricu Coto.

No sé por dónde empezar pero diré que la vida del personaje que relata el libro es real, tan real como la vida misma y sujeto a los avatares de ésta. No ha tenido una existencia fácil como descubriréis en cuanto empecéis el relato, y lo sigue siendo en la actualidad por su situación con la justicia, pues sigue evadido y estará bajo orden de busca y captura para su ingreso en prisión.

A pesar de los hechos que se describe en el libro y aunque cualquier lector pueda pensar que se trata de un “delincuente”, diré y doy fe de ello, que es un hombre íntegro, amigo de sus amigos y fiel. No es un hombre agresivo, sino todo lo contrario, pero si lo buscan, lo encuentran, siendo un hombre para temer.

Otra cosa que me llamó la atención del protagonista, es el amor incondicional de su esposa e hija las cuales tienen que haber sufrido lo suyo por la situación de su marido y padre respectivamente.

No quiero extenderme más en lo que se refiere al protagonista y me centraré ahora en la novela; novela que se lee como se dice “…de un tirón…”, es amena y es un fiel reflejo de la vida de Luis. Vida que ha sido bastante dura, sobre todo en su infancia y juventud, lo que en mi modesta opinión, marcó su trayectoria posterior, pues las situaciones vividas en su familia generaron en él un resquemor que unido a un sentimiento de insatisfacción con su situación, marcaron su trayectoria.

Tampoco quiero desvelar el contenido de la novela, prefiero que el lector la lea y extraiga sus conclusiones, pero lo que si puedo garantizarle, es que no se aburrirá, la acción en la vida del personaje es consustancial al mismo y de un asunto se pasa a otro sin solución de continuidad, por lo que sólo os pediré, si estáis hojeando el libro o si estáis leyendo el prólogo para saber de qué va, que lo aconsejéis y lo leáis, que debemos darnos cuenta a los que nos ha tocado en suerte una vida cómoda y fácil, que existen otras vidas en nuestro mundo, vidas de personajes anónimos tan diferentes a las nuestras que, debemos dar gracias por lo que tenemos si es vuestro caso.

Cuando termines la novela solo te pido que se la recomiendes a otras personas, sobre todo si están deprimidas o bajas de moral, pues cuando comparen su existencia con la del protagonista simplemente deberán seguir dando gracias a la vida.

Un saludo y buena suerte para todos.

 

Pd. Luis no se si sirve o no sirve mi prólogo, si es corto o insuficiente, pero ahí está, si decides no ponerlo, sin problemas, lo que de verdad importa y es relevante eres tú y luego tu libro. Mis mejores deseos para ti.

 

                                                                 
                                                                        Rafael Palop Martínez

 

Contraportada

-A menudo, el ser humano comete errores, que habrá de pagar siempre, tras un juicio justo, y con dignidad humana.
-En muchos casos, en demasiados, para vergüenza de la JUSTICIA y de la raza humana, son los abogados vagos y negligentes quienes perjudican o, colaboran con la desgracia del justiciable… Pero además y, para mayor desgracia muchos jueces, demasiados para mayor INRY, son éstos quienes desde el pedestal de la prepotencia y del exceso de poder dictan sentencia a ciegas, por falta de “tiempo” o, “por convicción moral” amparados por el corporativismo y la prevaricación, multiplicando así desgracias regaladas.
-Los huevos, cojones o, criadillas; cambian de nombre frente a las razones o leyes ya sean de los jueces dueños absolutos de todas las razones, de los abogados propietarios de todos los temores de los justiciables o, de quienes se sientan en el banquillo obligados a depositar su suerte en manos de ciegos, sordos y mudos.
-Muchos, incluso reconocen, la exagerada existencia de errores judiciales, y la pobreza de una defensa sana y eficaz… Pero, jamás se subsana a tiempo, ni se castiga realmente.
-¿¡Donde está la igualdad frente a la ley y, el derecho real a un juicio justo!?-
-¿¡Quien juzga, a los que juzgan mal, realmente!?-
¿¡Hasta que punto de realidad, jueces, abogados, fiscales y otros, están obligados realmente a demostrar sus capacidades, eficacias, salud mental y decencia humana y profesional!?-
                                  ¡Díganme porque los dioses con exceso de poder, convierten, demasiado a menudo, el pequeño error en sentencia de muerte! ¡Al pequeño delincuente en bárbaro de por vida!
                                       
                                   ¡¡Díganme, cuanto vale la justicia real y, quienes son los escogidos para cumplir con tal inmensa grandeza, de verdad!!

                                   ¡¡¡Menos mal que, el ser humano es un bicho, nada fiable!!!...
¡¡¡¡Menos mal, si; que para cuando llegue la eficacia, el respeto y, la conciencia de la labor bien hecha… ya se habrá acabado el mundo!!!!

Búsqueda personalizada

© RedLG. Todos los derechos reservados